Obras propias y transcripciones

El Primer Libro de mis estudios para piano (2021-2023) es una serie de cuatro obras breves, en las que el virtuosismo se convierte en una consecuencia expresiva, nunca en un fin.

Están impregnados de múltiples referencias, no necesariamente musicales, que afloran de manera tanto explícita como implícita. Ellas me han acompañado a lo largo de los años, y lo siguen haciendo, forjando y esculpiendo mi personalidad artística.

Por el momento, mi Primer Libro de Estudios los he ofrecido públicamente en recital en la Sala Michelangeli, dentro del Festival de Bolzano, en el Ateneo de Madrid, en la Sala Bossi de Bolonia, el Festival Orozco de Córdoba, el Miami Internacional Piano Festival y el Palau de la Música de Valencia.

Estudio N°1. La vielle dame egyptienne (aprés Rameau).

Este estudio, dedicado a mi madre, es una alegoría al paso del tiempo, representado por la bella «Egyptienne» de Rameau, ahora ya anciana. A pesar de caminar un poco más despacio, lo hace, paradójicamente, con pasos firmes y libres, que no arbitrarios, manteniendo siempre su portentosa esencia: Retardos sin resolver, trinos disonantes superpuestos, apoyaturas convertidas en notas de paso, material ornamental transformado en leitmotiv direccional, son algunos de los rasgos que definen su estructura.

Estudio N°2. Homenaje a Nelson Freire.

Se trata, sin duda, del estudio más dramático de la serie. El material principal parte de una improvisación que elaboré a los pocos minutos de conocer la trágica desaparición del gran Nelson Freire. Dicho germen se desarrolla poco a poco, conduciéndonos a la sección central, repleta de rudos materiales rítmicos que desembocan en una danza macabra y unas sendas Cadenza y Coda. El «Dies Irae» aparece obsesiva y reiteradamente en esta suerte de impromptu feroz que también hace guiños al «Rudepoema» de Heitor Villalobos y a la «Ondine» de Ravel.

Estudio N°3. Maiden’s Wish Variations (after Chopin-Liszt)

Mis variaciones sobre «The Maiden’s Wish» parten de una bella canción de Chopin, el Op.74, n.1, en la que Liszt se inspira para hacer una transcripción libre sobre la misma y constituye la fuente para la realización de esta obra. Hay tres referencias directas a Chopin-Liszt, que son el propio tema, el inicio de la segunda variación y la primera sección de la coda, la cual se utiliza como elemento de transición hacia una codetta propia. Aún así, estas citas son deliberadamente poco fieles a la partitura lisztiana y transformadas desde el principio.
La primera variación es un «Vals Fantastique», en el cual suena simultáneamente el material temático principal, como guiño al lenguaje de Godowsky, junto a diversos valses de Chopin, así como a destellos reminiscentes del «Andante spianato» y el «Rondó alla Mazurka».
La segunda variación, de carácter brillante e improvisado, da paso a una Cadenza que desemboca en un brevísimo vals de carácter grotesco, un tanto sardónico, que constituye el clímax de la obra y conduce a un stretto y «prestissimo volando» conclusivo, el cual homenajea al eterno Horowitz.

Estudio N°4. Quasi Perpetuum

En este cuarto estudio, dedicado a Giselle Brodsky, la fluctuación constante del pulso interno y carácter desbocado definen la persecución de una idea obstinada y con tintes aparentemente joviales, a lo «Traumes Wirren», que acaba convirtiéndose en angustiosa y repetitiva, dada la imposibilidad de desprenderse de ella. Tras las alucinaciones, quedará siempre el interrogante de si sólo fue un sueño.

Paráfrasis de Concierto
sobre la Cabalgata de las Valquirias